El Che y sus consideraciones en torno a cómo enfrentar los errores

Selección de notas y artículos.

Víctor Pérez Galdos (RADIO REBELDE)

El Che como dirigente revolucionario estuvo consciente que en el desarrollo de la construcción de una nueva sociedad podían cometerse errores, pero que lo más importante no era ocultarlos o eludirlos sino propiciar el análisis correspondiente para evitar que dichos errores volviesen a repetirse.

Y atendiendo a ello afirmó que había que trabajar por el perfeccionamiento interno como una obsesión casi, como una impulsión constante e instó cada día a analizar honestamente que se había hecho, para corregir los errores.

El Che planteó que esto no debía hacerse en forma aislada o circunstancial, sino que resultaba necesario que fuese el resultado de una tarea constante en la que estuviese presente el autoanálisis, y al respecto señaló: “…por eso se debe emplear tanto la autocrítica porque es una disciplina de mejoramiento y de mejoramiento colectivo que se va estableciendo, a medida que cada uno se acostumbra a sacar a la luz todos sus defectos, todos sus errores y discutirlos para que se corrijan”.

Ernesto Guevara aprovechó sus múltiples contactos con los trabajadores y dirigentes del Ministerio de Industrias para reflexionar en torno a temas tan candentes y significativos como el señalado. El 31 de enero de 1962 al hablar en un acto de entrega de premios a los trabajadores ganadores de la emulación de círculos de estudios del Ministerio de Industrias manifestó que no constituía un pecado cometer errores, que el pecado era volver a cometerlos, ocultarlos y no analizarlos. Y agregó: “Nosotros tenemos que ir sobre nuestros errores, machacar sobre ellos, analizarlos y que no se repitan”.

Ya con antelación a esta intervención, el Che había hecho otras reflexiones sobre la cuestión de los errores y el análisis que a escala individual y de la sociedad en su conjunto debía hacerse para sacar las lecciones pertinentes.

Por ejemplo en una Reunión Nacional de Producción, celebrada en La Habana, en agosto de 1961, él enfatizó: “Tenemos que hacer hincapié en los errores, descubrirlos y mostrarlos a la luz pública, para corregirlos lo más rápidamente posible. Y naturalmente, hay errores y hay debilidades grandes en la producción; puede ser que algunos sean justificados, pero lo importante no es justificar el error, sino impedir que el error se repita.”

Añadió en esa ocasión al hacer alusión al tema de los errores que la única forma de solucionarlos es descubrirlos, hacerlos públicos y precisó al respecto: “…y entonces el error se soluciona; y la única forma revolucionaria es discutir públicamente los errores, los errores que nosotros tenemos, los errores que tienen otros organismos…”

El Che señaló en esa intervención que no todo era belleza, que no todo era efectividad y que había dificultades y errores y que lo único que “nos salva es nuestra decisión, de que cada vez que se detecta un error, exista la voluntad de resolverlo, de nunca tapar los errores, de nunca estar escudándonos detrás de este o aquel error de algún que otro funcionario, sino reconocerlo y tratar de que no se produzca más, para cumplir las metas fundamentales de nuestra Revolución, que es la dignificación del hombre, que es lograr que el ciudadano tenga todas las ventajas de la cultura, de la asistencia social de todo tipo, y todos los bienes materiales necesarios para una vida feliz…”.