Actualidad del Che respecto de la revolución social en Nuestra América (I Parte)

 
Actualidad del Che respecto de la revolución social en Nuestra América (I Parte)
 
Por: Germán Sánchez Otero
Publicado en: La columna del Che
 
14 junio 2018
 
Ernesto Che Guevara, una de las figuras latinoamericanas más influyente de la historia. Foto: Archivo.

Ernesto Che Guevara, una de las figuras latinoamericanas más influyente de la historia. Foto: Archivo.
 
El Comandante de la boina negra y la estrella reluciente piensa la revolución mientras la ejercita. Las ideas teóricas y políticas de Che sobre la revolución social en la América Latina y el Caribe, son coherentes con su praxis histórica y analítica.  El marxismo para él es una teoría ecuménica que surge y existe para explicar y transformar un sistema universal antihumano. Esto supone una estrategia mundial y un quehacer solidario del mismo tamaño: el internacionalismo, sustentado en un deber y en una necesidad,  inherente a los auténticos procesos socialistas que  se proponen avanzar sin complejos ni titubeos hacia la utopía comunista.
 
¿Qué conceptos integran el pensamiento del Che acerca de la revolución en nuestra América? Son muchos: abarcan el imperialismo y el subdesarrollo, a  las clases sociales y sus luchas, el papel del Estado y el carácter de la revolución.  También incluye sus ideas sobre estrategia y táctica, y  respecto de la vanguardia y los sujetos sociales de la revolución. Entre las fuentes que nutren ese sistema de ideas, están su conocimiento de la historia latinoamericana y sus vivencias juveniles en el continente, la participación en la lucha armada cubana, su desempeño como dirigente  de  nuestra Revolución y los análisis que realiza sobre la transición socialista.
 
De su conceptualización de la sociedad latinoamericana y del escenario mundial, nace su certeza  acerca de la posibilidad del cambio revolucionario de naturaleza socialista en el continente. Y también se derivan sus concepciones sobre cómo alcanzar tal objetivo.1
 
Ciertos  énfasis y filos polémicos de sus ideas, están marcados por los debates que se ve obligado a  emprender frente a sectores tradicionales de la izquierda latinoamericana, que quieren convertir el triunfo de la Revolución Cubana en una excepción histórica.
 
Ello explica la insistencia suya  en determinadas lecciones de nuestra Revolución, que a veces puede dar lugar a que se interpreten de modo acrítico.  No es casual que comience de este modo su primera obra que aborda el tema: “La victoria armada del pueblo cubano sobre la dictadura ha sido, además (…) un modificador de viejos dogmas sobre la conducta de las masas populares de la América Latina”.2 Y consagra otro ensayo a analizar  si ella es o no una excepción en América Latina, y en casi todos sus demás trabajos y discursos sobre  la región, alude a tal debate, necesario para desbrozar los nuevos conceptos.
 
Lucha ideológica y teórica en el ámbito del movimiento revolucionario y bregar simultáneo contra el imperialismo y la dominación burguesa para alcanzar el poder y desarrollar la revolución socialista: tales son las coordenadas que guían el  pensamiento del Che sobre la revolución social al sur del rio Bravo. Es  este un legado suyo primordial y  resulta indispensable estimular el cruce de ideas entre los luchadores  revolucionarios, que a título personal o colectivo contribuyan a formular respuestas certeras a las complejas y cambiantes realidades de la región, en la búsqueda de auténticas revoluciones.
 
A la vez, es menester prevenirnos contra el empleo   extemporáneo de algunas afirmaciones o tesis  suyas en las actuales circunstancias políticas del continente y del mundo. Él nunca reduce nuestra experiencia a una repetición dogmática: “La Revolución Cubana ha mostrado una experiencia que no quiere ser única en América”. Y critica a quienes “tratan de implantar la experiencia cubana sin ponerse a razonar mucho si es o no el lugar adecuado”.3  Además, ciertas ideas suyas no resultaron válidas en el decurso de la historia y no hay porqué sonrojarse. Nada de ello eclipsa su grandeza ni su vigencia esencial.

Leer más: Actualidad del Che respecto de la revolución social en Nuestra América (I Parte)